Guía de Elvas

ciudad amurallada de elvas

La primera población que encontramos al entrar en Portugal por Badajoz es Elvas, una ciudad levantada para servir de puesto fronterizo en las antiguas guerras entre España y Portugal. Al llegar vemos que es un pueblo levantado en una elevación y que aún conserva en sorprendente buen estado los antiguos edificios fortificados que servían para impedir el paso de las tropas españolas al Alentejo.

Hay un parking nada más acceder a la amurallada Elvas, aunque también podemos optar por subir por las - estrechas - calles hasta el Castillo en el punto más alto donde hay también un parking. Los autobuses que conectan Elvas con otras ciudades paran justo en la puerta de la muralla ( Praça 25 de Abril ). La estación de tren queda a unos 4 kilómetros de las murallas y se puede salvar la distancia con un autobús municipal o bien con un taxi.

Una vez dentro de las murallas la plaza principal es la Praça da República donde está el puesto de Turismo.

Qué visitar en Elvas

Dónde comer

Fiestas de Elvas

En la ciudad se hace un Mercado semanal cada lunes. Lo puedes encontrar fuera de la ciudad, en la zona del acueducto. La fiesta del pueblo es la Festa de São Mateus, que dura una semana desde el 20 de septiembre de cada año y cuenta con una gran procesión.

Historia de una ciudad fronteriza

Elvas fue conquistada al imperio árabe en 1230. Los siglos siguientes asistieron a varios asedios de las tropas castellanas a la ciudad, que sólo sucumbió una vez, en 1580, siendo tomada por Felipe II durante apenas un año. En la historia de la ciudad figura con orgullo el asedio de 1658 donde un mermado ejército portugués resistió el asedio de un ejército castellano superior.

Elvas también fue asediada en la Guerra de las Naranjas y posteriormente sirvió de refugio inexpugnable para el inglés Wellington, desde donde el inglés lanzó violentos ataques contra las tropas napoleónicas durante los terribles años en que la península ibérica formó frente común frente al asedio francés.