Fuente del Ángel Caído

angel caido

La única estatua pública dedicada al ángel caído, Lucifer, está en el Retiro de Madrid. Se supone que está inspirada en los versos de Milton:

"Por su orgullo cae arrojado del cielo con toda su hueste de ángeles rebeldes para no volver a él jamás. Agita en derredor sus miradas, y blasfemo las fija en el empíreo, reflejándose en ellas el dolor más hondo, la consternación más grande, la soberbia más funesta y el odio más obstinado"
(Milton, El paraíso perdido, canto I)

Para visitarla la forma más directa de llegar hasta ella es entrar por una de las puertas de El Retiro que dan a la calle de Alfonso XII. En concreto, la que está junto a la Escuela de Obras Públicas, muy cerca de la Estación de Atocha y de la sede del Ministerio de Fomento. Podemos aprovechar la visita al Retiro para visitar las otras atracciones del Retiro.

Referencias esotéricas

Hay quién da un significado transcendental a la estatua dado que la Glorieta del Ángel Caído se encuentra a una altitud topográfica oficial de 666 metros sobre el nivel del mar en Alicante ( lo cuál no deja de ser habitual en Madrid, pues está a una altura media sobre el mar de 667 metros).

Historia

En 1877 Ricardo Bellver, escultor madrileño, realizó en yeso la escultura en Roma y la llamó estatua El Ángel Caído. Tras ganar el concurso de la Exposición Nacional el Estado Español la compró por algo menos de cinco mil pesetas de la época y decidió realizarla en bronce en la casa Thiebaut-Fils de París.

La colocación de la estatua en el Retiro en una fuente con pedestal fue iniciativa del Duque Fernán Núñez que, contra la opinión de la sociedad del Madrid de la época, donó el dinero para el proyecto.